Abril 16, 2017

Cómo pagar un crédito INFONAVIT en menos de 10 años

Written by

prestamos preconcedidos del santander

Cómo pagar un crédito INFONAVIT en menos de 10 años

Por facebook me llegó un mensaje de una lectora que me contaba que había saldado su crédito INFONAVIT, tan emocionada se leía que le pedí que nos compartiera su experiencia. Los dejo entonces con el testimonio de Ana, que en menos de diez años acabó de pagar su hipoteca :

” Escribo estas líneas con mucho entusiasmo, espero sea de utilidad para alguien.

Cuando Isela me solicito que compartiera cómo le hice para liquidar mi hipoteca en menos de 10 años, quede gratamente sorprendida y reflexioné sobre lo que viví en el transcurso de estos años

Para empezar les compartiré, que cuando me entregaron mi crédito infonavit, yo estaba hasta el tope y lo que sigue con deuda en tarjeta de crédito y departamentales (erróneamente creía que era una extensión del salario, jaja), además de que empezaba mi maestría, con los gastos que esto representa, y no tenía ni idea de lo que era llevar a cabo un presupuesto, (para mí era un concepto abstracto que solo se aplicaba en las empresas, pero no de manera personal)

Con lo que debía, la hipoteca. la maestría, y para rematar un crédito automotriz que aún no terminaba de pagar, ya se imaginaran como estaba… Así dure unos años, maniobrando la situación y haciendo rendir el dinero para el cierre de quincena (ilusión pues me financiaba con la tarjeta de crédito). En uno de esos días que prácticamente estaba con casi nada de dinero y la quincena aun no llegaba, en la biblioteca de la universidad donde estudiaba me encontré una revista, no recuerdo bien si un suplemento de expansión de dinero inteligente, y en uno de sus artículos mencionaban algo sobre finanzas personales, al final venían unos links sobre un portal de internet “el peso nuestro” que publicaba Makahui. Me intereso el tema, y llegando a la casa ingrese al dichoso blog. Recuerdo que prácticamente toda esa noche me puse a leer y a darme de topes contra la pared, sobre lo que era mi realidad financiera. A medida que leía cada artículo, veía que había esperanza y que si me disciplinaba podría salir de mis deudas. Si ella lo estaba logrando, yo también podría hacerlo. Esto me dio muchas esperanzas.

Recuerdo que en una ocasión Isela coloco una reseña o platico algo sobre un tal Dave Ramsey y la paz financiera, conseguí su libro y con lo que leía en los post del blog, analizaba la forma de llevarlo a la práctica. Ahí empezaron a alinearse las acciones para enfocarme hacia la meta de liquidar mi deuda hipotecaria, primero tenía que eliminar la mayor cantidad de deudas y ajustarme a un presupuesto, así que enliste todos mis adeudos: tarjeta de crédito, departamentales, deuda de la maestría, prestamos, y lo que debía de la hipoteca. Cuando vi me realidad, me espante, cómo era posible que hubiese llegado a esta situación, y me hubiera autoengañado. Hice un compromiso conmigo misma, si yo sola me había metido en esto asumiría la responsabilidad de salir de ello.

Así, que empecé a concentrarme en liquidar la deuda de la tarjeta de crédito, y así paulatinamente las demás; cada vez que las tachaba de mi lista sentía que iba por el rumbo correcto, hasta que pasando algunos meses me quede solo con la deuda de la hipoteca. Este inter no fue tan sencillo como parece, tuve que aprender a priorizar que era lo realmente necesario, a ajustarme a un presupuesto y enfocar mis acciones en lograr la meta que me había propuesto.

Al inicio, adelantaba pagos de manera eventual, sin embargo cuando veía mi estado de cuenta no lograba identificar a donde se iba ese importe, pues prácticamente la deuda no bajaba incluso iba creciendo, eso no me cuadraba. Así que elaboré una tabla de Excel y trate de descifrar lo que sucedía, a medida que iba vaciando la información del estado de cuenta, observe que más que bajar $ el chiste era disminuir la VSM del crédito. Empecé a identificar que si depositaba X cantidad a que equivaldría en VSM, y en base a esto fui estableciendo un calendario de los momentos en los cuales efectuar las aportaciones a capital (después me di cuenta que el 100% de la aportación no se va directo a capital, una parte sigue abonándose a interés, y esto me incentivo más para seguir concentrándome en mi meta)

Me acerque a mi afore, y solicite que domiciliaran aportaciones voluntarias a una cuenta a corto plazo, que daba intereses mayores al banco, y que permitía retirar estas aportaciones cada determinado tiempo con una penalización muy baja. Esto más que nada para disciplinarme en el ahorro y evitar la tentación de tener el efectivo… así lo fui haciendo y cada 6 meses retiraba el dinero y lo transfería a la hipoteca. Hasta que en la navidad del 2011, por cuestiones del destino, me quede sin empleo, afortunadamente conté con una liquidación que me permitió seguir ahorrando, pero ahora era más alto el importe mensual del crédito (pues tenía que pagar la parte del patrón, para que los intereses no se elevaran, otra razón que reforzaba el seguir con mi meta).

Afortunadamente, a los 5 meses encontré un nuevo empleo, que incremento mi sueldo. Pero ante la incertidumbre de que no tener seguridad laboral, me propuse liquidar aún más pronto ese crédito hipotecario. En esos meses, Isela proporciono una asesoría gratuita en la que analizaba si tu crédito se podría cambiar a pesos, dado que el monto de la hipoteca era menor a lo estipulado para el cambio y mi antigüedad laboral en la nueva empresa era poca (menor aun año), me recomendó mejor enfocarme en seguir efectuando aportaciones a capital. Así que a redoblar esfuerzos, conseguí un trabajo los fines de semana y lo que percibía se iba directamente a la hipoteca. además de lo que ahorraba en la afore y la diferencia de mi incremento de sueldo. Así fui avanzando y en diciembre de 2014 acudí al banco y efectué mi último depósito que cancelaba la deuda. sentí una emoción enorme, ¡¡¡lo había logrado. Recuerdo que le repetía una y otra vez a la cajera, asegúrese bien de que son los números correctos, es mi cancelación de la hipoteca … estaba feliz, había terminado de pagar mi deuda .

En enero de 2015, después de 8 años y 6 meses, recibí el aviso de suspensión de descuentos y en marzo efectué la cancelación de la hipoteca ante el notario.

Isela te agradezco sinceramente toda tu guía, tocas el corazón de muchas personas. Demore unos meses en agradecerte este logro que comparto contigo, esta es una buena fecha para reconocer y agradecer las bendiciones que tenemos en nuestra vida.

Recibe un fuerte abrazo

¡Si se puede, si se puede! Espero que muchos de ustedes puedan compartir una historia similar en el 2016.

Cómo pagar un crédito INFONAVIT en menos de 10 años

Cómo pagar un crédito INFONAVIT en menos de 10 años

Por facebook me llegó un mensaje de una lectora que me contaba que había saldado su crédito INFONAVIT, tan emocionada se leía que le pedí que nos compartiera su experiencia. Los dejo entonces con el testimonio de Ana, que en menos de diez años acabó de pagar su hipoteca :

” Escribo estas líneas con mucho entusiasmo, espero sea de utilidad para alguien.

Cuando Isela me solicito que compartiera cómo le hice para liquidar mi hipoteca en menos de 10 años, quede gratamente sorprendida y reflexioné sobre lo que viví en el transcurso de estos años

Para empezar les compartiré, que cuando me entregaron mi crédito infonavit, yo estaba hasta el tope y lo que sigue con deuda en tarjeta de crédito y departamentales (erróneamente creía que era una extensión del salario, jaja), además de que empezaba mi maestría, con los gastos que esto representa, y no tenía ni idea de lo que era llevar a cabo un presupuesto, (para mí era un concepto abstracto que solo se aplicaba en las empresas, pero no de manera personal)

Con lo que debía, la hipoteca. la maestría, y para rematar un crédito automotriz que aún no terminaba de pagar, ya se imaginaran como estaba… Así dure unos años, maniobrando la situación y haciendo rendir el dinero para el cierre de quincena (ilusión pues me financiaba con la tarjeta de crédito). En uno de esos días que prácticamente estaba con casi nada de dinero y la quincena aun no llegaba, en la biblioteca de la universidad donde estudiaba me encontré una revista, no recuerdo bien si un suplemento de expansión de dinero inteligente, y en uno de sus artículos mencionaban algo sobre finanzas personales, al final venían unos links sobre un portal de internet “el peso nuestro” que publicaba Makahui. Me intereso el tema, y llegando a la casa ingrese al dichoso blog. Recuerdo que prácticamente toda esa noche me puse a leer y a darme de topes contra la pared, sobre lo que era mi realidad financiera. A medida que leía cada artículo, veía que había esperanza y que si me disciplinaba podría salir de mis deudas. Si ella lo estaba logrando, yo también podría hacerlo. Esto me dio muchas esperanzas.

Recuerdo que en una ocasión Isela coloco una reseña o platico algo sobre un tal Dave Ramsey y la paz financiera, conseguí su libro y con lo que leía en los post del blog, analizaba la forma de llevarlo a la práctica. Ahí empezaron a alinearse las acciones para enfocarme hacia la meta de liquidar mi deuda hipotecaria, primero tenía que eliminar la mayor cantidad de deudas y ajustarme a un presupuesto, así que enliste todos mis adeudos: tarjeta de crédito, departamentales, deuda de la maestría, prestamos, y lo que debía de la hipoteca. Cuando vi me realidad, me espante, cómo era posible que hubiese llegado a esta situación, y me hubiera autoengañado. Hice un compromiso conmigo misma, si yo sola me había metido en esto asumiría la responsabilidad de salir de ello.

Así, que empecé a concentrarme en liquidar la deuda de la tarjeta de crédito, y así paulatinamente las demás; cada vez que las tachaba de mi lista sentía que iba por el rumbo correcto, hasta que pasando algunos meses me quede solo con la deuda de la hipoteca. Este inter no fue tan sencillo como parece, tuve que aprender a priorizar que era lo realmente necesario, a ajustarme a un presupuesto y enfocar mis acciones en lograr la meta que me había propuesto.

Al inicio, adelantaba pagos de manera eventual, sin embargo cuando veía mi estado de cuenta no lograba identificar a donde se iba ese importe, pues prácticamente la deuda no bajaba incluso iba creciendo, eso no me cuadraba. Así que elaboré una tabla de Excel y trate de descifrar lo que sucedía, a medida que iba vaciando la información del estado de cuenta, observe que más que bajar $ el chiste era disminuir la VSM del crédito. Empecé a identificar que si depositaba X cantidad a que equivaldría en VSM, y en base a esto fui estableciendo un calendario de los momentos en los cuales efectuar las aportaciones a capital (después me di cuenta que el 100% de la aportación no se va directo a capital, una parte sigue abonándose a interés, y esto me incentivo más para seguir concentrándome en mi meta)

Me acerque a mi afore, y solicite que domiciliaran aportaciones voluntarias a una cuenta a corto plazo, que daba intereses mayores al banco, y que permitía retirar estas aportaciones cada determinado tiempo con una penalización muy baja. Esto más que nada para disciplinarme en el ahorro y evitar la tentación de tener el efectivo… así lo fui haciendo y cada 6 meses retiraba el dinero y lo transfería a la hipoteca. Hasta que en la navidad del 2011, por cuestiones del destino, me quede sin empleo, afortunadamente conté con una liquidación que me permitió seguir ahorrando, pero ahora era más alto el importe mensual del crédito (pues tenía que pagar la parte del patrón, para que los intereses no se elevaran, otra razón que reforzaba el seguir con mi meta).

Afortunadamente, a los 5 meses encontré un nuevo empleo, que incremento mi sueldo. Pero ante la incertidumbre de que no tener seguridad laboral, me propuse liquidar aún más pronto ese crédito hipotecario. En esos meses, Isela proporciono una asesoría gratuita en la que analizaba si tu crédito se podría cambiar a pesos, dado que el monto de la hipoteca era menor a lo estipulado para el cambio y mi antigüedad laboral en la nueva empresa era poca (menor aun año), me recomendó mejor enfocarme en seguir efectuando aportaciones a capital. Así que a redoblar esfuerzos, conseguí un trabajo los fines de semana y lo que percibía se iba directamente a la hipoteca. además de lo que ahorraba en la afore y la diferencia de mi incremento de sueldo. Así fui avanzando y en diciembre de 2014 acudí al banco y efectué mi último depósito que cancelaba la deuda. sentí una emoción enorme, ¡¡¡lo había logrado. Recuerdo que le repetía una y otra vez a la cajera, asegúrese bien de que son los números correctos, es mi cancelación de la hipoteca … estaba feliz, había terminado de pagar mi deuda .

En enero de 2015, después de 8 años y 6 meses, recibí el aviso de suspensión de descuentos y en marzo efectué la cancelación de la hipoteca ante el notario.

Isela te agradezco sinceramente toda tu guía, tocas el corazón de muchas personas. Demore unos meses en agradecerte este logro que comparto contigo, esta es una buena fecha para reconocer y agradecer las bendiciones que tenemos en nuestra vida.

Recibe un fuerte abrazo

como ganar dinero rapido por internet sin invertir

¡Si se puede, si se puede! Espero que muchos de ustedes puedan compartir una historia similar en el 2016.

Cómo pagar un crédito INFONAVIT en menos de 10 años

Cómo pagar un crédito INFONAVIT en menos de 10 años

Por facebook me llegó un mensaje de una lectora que me contaba que había saldado su crédito INFONAVIT, tan emocionada se leía que le pedí que nos compartiera su experiencia. Los dejo entonces con el testimonio de Ana, que en menos de diez años acabó de pagar su hipoteca :

” Escribo estas líneas con mucho entusiasmo, espero sea de utilidad para alguien.

Cuando Isela me solicito que compartiera cómo le hice para liquidar mi hipoteca en menos de 10 años, quede gratamente sorprendida y reflexioné sobre lo que viví en el transcurso de estos años

Para empezar les compartiré, que cuando me entregaron mi crédito infonavit, yo estaba hasta el tope y lo que sigue con deuda en tarjeta de crédito y departamentales (erróneamente creía que era una extensión del salario, jaja), además de que empezaba mi maestría, con los gastos que esto representa, y no tenía ni idea de lo que era llevar a cabo un presupuesto, (para mí era un concepto abstracto que solo se aplicaba en las empresas, pero no de manera personal)

Con lo que debía, la hipoteca. la maestría, y para rematar un crédito automotriz que aún no terminaba de pagar, ya se imaginaran como estaba… Así dure unos años, maniobrando la situación y haciendo rendir el dinero para el cierre de quincena (ilusión pues me financiaba con la tarjeta de crédito). En uno de esos días que prácticamente estaba con casi nada de dinero y la quincena aun no llegaba, en la biblioteca de la universidad donde estudiaba me encontré una revista, no recuerdo bien si un suplemento de expansión de dinero inteligente, y en uno de sus artículos mencionaban algo sobre finanzas personales, al final venían unos links sobre un portal de internet “el peso nuestro” que publicaba Makahui. Me intereso el tema, y llegando a la casa ingrese al dichoso blog. Recuerdo que prácticamente toda esa noche me puse a leer y a darme de topes contra la pared, sobre lo que era mi realidad financiera. A medida que leía cada artículo, veía que había esperanza y que si me disciplinaba podría salir de mis deudas. Si ella lo estaba logrando, yo también podría hacerlo. Esto me dio muchas esperanzas.

Recuerdo que en una ocasión Isela coloco una reseña o platico algo sobre un tal Dave Ramsey y la paz financiera, conseguí su libro y con lo que leía en los post del blog, analizaba la forma de llevarlo a la práctica. Ahí empezaron a alinearse las acciones para enfocarme hacia la meta de liquidar mi deuda hipotecaria, primero tenía que eliminar la mayor cantidad de deudas y ajustarme a un presupuesto, así que enliste todos mis adeudos: tarjeta de crédito, departamentales, deuda de la maestría, prestamos, y lo que debía de la hipoteca. Cuando vi me realidad, me espante, cómo era posible que hubiese llegado a esta situación, y me hubiera autoengañado. Hice un compromiso conmigo misma, si yo sola me había metido en esto asumiría la responsabilidad de salir de ello.

Así, que empecé a concentrarme en liquidar la deuda de la tarjeta de crédito, y así paulatinamente las demás; cada vez que las tachaba de mi lista sentía que iba por el rumbo correcto, hasta que pasando algunos meses me quede solo con la deuda de la hipoteca. Este inter no fue tan sencillo como parece, tuve que aprender a priorizar que era lo realmente necesario, a ajustarme a un presupuesto y enfocar mis acciones en lograr la meta que me había propuesto.

Al inicio, adelantaba pagos de manera eventual, sin embargo cuando veía mi estado de cuenta no lograba identificar a donde se iba ese importe, pues prácticamente la deuda no bajaba incluso iba creciendo, eso no me cuadraba. Así que elaboré una tabla de Excel y trate de descifrar lo que sucedía, a medida que iba vaciando la información del estado de cuenta, observe que más que bajar $ el chiste era disminuir la VSM del crédito. Empecé a identificar que si depositaba X cantidad a que equivaldría en VSM, y en base a esto fui estableciendo un calendario de los momentos en los cuales efectuar las aportaciones a capital (después me di cuenta que el 100% de la aportación no se va directo a capital, una parte sigue abonándose a interés, y esto me incentivo más para seguir concentrándome en mi meta)

Me acerque a mi afore, y solicite que domiciliaran aportaciones voluntarias a una cuenta a corto plazo, que daba intereses mayores al banco, y que permitía retirar estas aportaciones cada determinado tiempo con una penalización muy baja. Esto más que nada para disciplinarme en el ahorro y evitar la tentación de tener el efectivo… así lo fui haciendo y cada 6 meses retiraba el dinero y lo transfería a la hipoteca. Hasta que en la navidad del 2011, por cuestiones del destino, me quede sin empleo, afortunadamente conté con una liquidación que me permitió seguir ahorrando, pero ahora era más alto el importe mensual del crédito (pues tenía que pagar la parte del patrón, para que los intereses no se elevaran, otra razón que reforzaba el seguir con mi meta).

Afortunadamente, a los 5 meses encontré un nuevo empleo, que incremento mi sueldo. Pero ante la incertidumbre de que no tener seguridad laboral, me propuse liquidar aún más pronto ese crédito hipotecario. En esos meses, Isela proporciono una asesoría gratuita en la que analizaba si tu crédito se podría cambiar a pesos, dado que el monto de la hipoteca era menor a lo estipulado para el cambio y mi antigüedad laboral en la nueva empresa era poca (menor aun año), me recomendó mejor enfocarme en seguir efectuando aportaciones a capital. Así que a redoblar esfuerzos, conseguí un trabajo los fines de semana y lo que percibía se iba directamente a la hipoteca. además de lo que ahorraba en la afore y la diferencia de mi incremento de sueldo. Así fui avanzando y en diciembre de 2014 acudí al banco y efectué mi último depósito que cancelaba la deuda. sentí una emoción enorme, ¡¡¡lo había logrado. Recuerdo que le repetía una y otra vez a la cajera, asegúrese bien de que son los números correctos, es mi cancelación de la hipoteca … estaba feliz, había terminado de pagar mi deuda .

En enero de 2015, después de 8 años y 6 meses, recibí el aviso de suspensión de descuentos y en marzo efectué la cancelación de la hipoteca ante el notario.

Isela te agradezco sinceramente toda tu guía, tocas el corazón de muchas personas. Demore unos meses en agradecerte este logro que comparto contigo, esta es una buena fecha para reconocer y agradecer las bendiciones que tenemos en nuestra vida.

Recibe un fuerte abrazo

¡Si se puede, si se puede! Espero que muchos de ustedes puedan compartir una historia similar en el 2016.

Ver este video: Cash converters london stratford


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress and Sweet Tech Theme