marzo 19, 2017

Cómo hacerte millonario: 43 pasos (con fotos)

Written by

Cómo hacerte millonario

Muchos aspiran a hacerse millonarios, pero no todos están preparados para dedicarle las energías necesarias y cambiar su forma de pensar para alcanzar su objetivo. En un mundo donde ser billonario es la nueva meta para los más ricos, hacerse millonario es una posibilidad real para el ciudadano de a pie y para lograrlo se necesita una buena administración, un pensamiento inteligente y riesgos calculados ocasionales.

No te harás millonario sentándote y deseando que el dinero llegue a tu vida o jugando a la lotería todas las semanas, ni tampoco sucederá si lees sobre cómo conseguirlo. Una vez que sepas qué herramientas utilizar y qué forma de pensar adoptar, el resto del esfuerzo real es hacer algo concreto para alcanzar esa meta.

Pasos Editar

Parte 1 de 7:
Confía en que puedes hacerte millonario Editar

Casi todos tenemos el potencial de hacernos millonarios. Dios nos ama y nos da a casi todos por lo menos una oportunidad para hacernos millonarios. La mayoría no aprovecha esa oportunidad, porque prefiere unirse a las quejas del gentío. Solo unos cuantos la aprovechan, porque prefieren eliminar las quejas. Bill Gates la aprovechó cuando todos se quejaban de que era muy difícil usar una computadora. Marc Zuckerberg la aprovechó cuando todos se quejaban de que era muy difícil encontrar viejos amigos.

Debes valorar tus capacidades. El billonario Jack Ma, el fundador de Alibaba, reveló que incluso le fue mal en una entrevista de trabajo de 25 candidatos y solo 1 rechazo, pero siempre tuvo la confianza de ser el mejor. Sin importar cómo evalúen los demás tus capacidades, podrás hacerte millonario siempre y cuando no te unas a las quejas y por fin dejes de quejarte o aproveches fácilmente una oportunidad similar a la de Bill Gates.

Cómo encontrar una oportunidad para hacerte millonario. Cada vez que oigas que todos se quejan de algo, podría ser una excelente oportunidad para hacerte millonario, después de que descubras un método innovador para dejar de quejarse. Por ejemplo, todos se quejan de lo difícil que es eliminar los chinches. Si puedes descubrir o invertir en cualquier método que obligue a los chinches a extinguirse, podrás conseguir fácilmente tu objetivo.

Cómo aprovechar una oportunidad para hacerte millonario. Por más fracasos que hayas tenido en tus inversiones anteriores, solo necesitarás aprovechar una oportunidad similar a la que aprovechó Bill Gates. No te quejes diciendo que los billonarios han tomado todas las oportunidades factibles y que ya nada queda para ti. Las quejas son inútiles. Relee algunas de las oraciones que acabas de leer si quieres aprovechar tu oportunidad ahora mismo.

Parte 2 de 7:
La mentalidad Editar

Cree en la meta de hacerte millonario. Esto no es algo que puedas pensar en términos de posibilidades. Debes creer que lo mereces y que lo conseguirás. Mucha gente no cree merecer verdaderamente más dinero del que gana. De hecho, mucha gente cree que la riqueza es algo malo, sucio, maldito y algo a lo que no hay que aspirar. Sin embargo, esto deja de lado la realidad de que el dinero crea oportunidades para ti y los demás. Con más dinero podrás ayudar a más gente de la misma manera que puedes ayudarte a ti mismo. Por ejemplo, tendrás muchas más oportunidades de donar dinero, acompañar a gente que necesite tu apoyo, generar proyectos de los cuales otras personas puedan formar parte o generar posiciones de trabajo si eres empresario. Ninguna de estas oportunidades son razones prohibidas para desear ser rico.

  • Determinar que no mereces ser más rico de lo que eres es lo mismo que subestimarte. No continúes pensando de esta manera. Mereces las recompensas por trabajar duro y por todo el pensamiento que pones en tus emprendimientos.
  • Decide qué planeas hacer con tu nueva fortuna. Si no tienes idea de lo que vas a hacer con tu nueva libertad, lo más probable es que sea más difícil tener dinero que no. El dinero no es sinónimo de felicidad. Si ya tienes 1 millón, ¿qué pasarás haciendo el resto de tus días? Responder a esta pregunta también podría ser la respuesta a cómo debes proceder para hacer tus millones. Sigue tu pasión.
  • ¿Eres alguien que anda por ahí diciendo “No quiero ser rico” con cierto orgullo cuando lo dices? Piensa qué dirías si un pariente lejano con mucho dinero muriera y te dejara unos cuantos millones. ¿Seguirías diciendo: “Lleva ese dinero a otra parte y dáselo a otro. No quiero ser rico”? Sé honesto contigo mismo.

Decide cuál es tu razón para ser millonario. Si todavía estás tratando de manejar tus pensamientos innobles en relación a la búsqueda de dinero, libérate de ellos. Si no los enfrentas, sabotearán tu capacidad de hacerte millonario. Pueden socavar tu fe en que puedes hacerte millonario y que tienes lo que se necesita para hacerlo y mantener ese nivel de riqueza en tu vida. Pregúntate:

  • ¿Por qué pienso que tener dinero es innoble? ¿Es porque tengo miedo de exponerme frente a los demás y reconocer que no tengo miedo de ganar más dinero? ¿O simplemente no creo en mi valor interno y diariamente me convenzo de que no puedo ganar más dinero del que gano actualmente?
  • ¿Me gusta la idea de vivir cómodamente? ¿Qué parte de eso me haría pelear contra la idea de ganar más dinero en mi vida? ¿Debo atarme a la idea de que “casi suficiente” es suficientemente bueno para siempre?
  • ¿Puede molestarme que el hecho de trabajar duro tenga recompensas? Sea que esto sea trabajo físico o intelectual, la realidad es que casi nadie alcanza a tener millones sin hacer ningún esfuerzo. Y aquellos que consiguen mucho dinero por una herencia o ganándolo al azar casi siempre lo administran mal, porque no sienten ni comprenden que ese dinero llevó mucho esfuerzo para reunirlo. Prepárate para estar listo cuando aparezca la oportunidad y debas hacer el esfuerzo.
  • ¿Qué tanto me apasiona la idea de volverme millonario? Debes mantenerte apasionado o no podrás mantenerte concentrado.
  • ¿Tengo otras prioridades más fuertes que la de volverme rico? Esta pregunta es realmente importante. No está mal decir: “Sí, preferiría vivir junto al mar y pintar todo el día”. Esa es tu decisión y si te hace feliz, ve tras esa meta. Sin embargo, es difícil equilibrar una búsqueda semejante con el deseo de volverse millonario. No intentes hacer malabares con ambas. Elige una o la otra y siéntete a gusto con esa decisión.

No confundas la libertad financiera de quien es millonario con la de un despilfarrador motivado solamente por el glamour. Esta imagen es la antítesis del verdadero millonario. Casi todos los millonarios tienen un pensamiento austero, están listos para reinvertir una y otra vez, cuidan el dinero que tienen y buscan formas de aumentar su fortuna. Suelen ser menos ricos que los nuevos ricos que carecen de vista hacia el futuro que entran en todos los casilleros y lugares comunes para demostrar su capacidad (conocidos como “aspiracionales”, gente que desea ser rica, actúa como rica, pero no lo es). Siguiendo esa idea, el dinero desaparecerá cuando no exista un equilibrio para invertirlo ni para mantener la generación de ingresos que le llevaron al primer millón. Si bien ser glamoroso y ostentoso es tu decisión, solo compórtate así si también tienes cálculos cuidadosos de lo que pueda suceder que te protejan de las grandes pérdidas y si te mantienes centrado en la manutención de tu riqueza.

  • Un millonario no tiene una mansión, un auto deportivo, un guardarropa más grande que una casa, todas las joyas que quiere, etc. Estas son imágenes de glamour, pero no necesariamente manifestaciones de satisfacción. De hecho, si no piensas en un propósito más grande que ese para la vida, esas cosas pueden ser distracciones que te alejarán de lo que realmente importa. Hacerse millonario no es la respuesta para todos los problemas que no puedes resolver internamente.

Deshazte de la frase “si tan solo.. ” de tu vocabulario. Siempre te detendrá. Si tan solo tuvieras un hada madrina, no estarías leyendo este artículo, ¡así que es hora de volver a la realidad!

Debes tener una buena salud antes de embarcarte en el viaje de hacerte millonario. Para ganar dinero y tomar buenas decisiones para crear más, hay que mantenerse en buena forma. Mantente en forma, come bien y cuida tu cuerpo. Es tu salud la que te brindará la energía y los recursos necesarios para hacerte millonario. Si descuidas tu salud y permites que el estrés, la fatiga, las dudas o el resentimiento te sobrepasen, tendrás menos oportunidades de alcanzar el éxito.

Sé tenaz. Para tener éxito hay que tener la habilidad de levantarse después de fracasar. Encontrarás muchos fracasos en tu camino mientras buscas mejores formas de ganar 1 millón. No es una cuestión de tener la seguridad de un salario promedio y las órdenes de tu jefe todos los días. Para hacerte millonario, debes estar preparado para tomar decisiones que no siempre serán exitosas, pero si no asumes riesgos, desconocerás sus potenciales buenos resultados.

  • ¿Te sientes bien cuando te sientes humillado? ¡No! Pocas personas contestarían que sí. Sin embargo, necesitas estar preparado para la humillación cuando las cosas vayan tan mal que la gente a tu alrededor sonría con sorna y te diga: “Yo te dije”. Recuerda que actuar de esa manera les hace sentir bien, pero es una buena oportunidad para que aprendas de lo que haya salido mal. Quítate la humillación de encima y analiza lo que haya salido mal y comienza nuevamente, hasta poder hacerlo bien. Verse como un tonto forma parte de esto, así que es mejor que te acostumbres.

Analiza tu autoconfianza. Si es baja, es hora de fortalecerla. Una autoestima alta (no egocentrismo) y confianza en ti mismo son esenciales para avanzar. Sin embargo, no permitas que te retrase. Puedes fingirlo hasta que lo creas y cuanto más practiques confianza, más rápido se volverá parte de ti.

  • Si tienes un problema con la manera en que los demás te ven, hacerte millonario te resultará difícil. Arriesgas tu búsqueda para encajar dentro de sus expectativas en vez de forjar tu camino para mejorar tus probabilidades de hacerte millonario. La gente pensará lo que sea hagas lo que hagas. Al menos así podrás darle una razón para pensar de alguna manera
  • Toma la precaución de mantener la modestia. ¡La confianza en ti mismo no consiste en ostentar tu riqueza!

Acepta que otras personas se interpondrán en tu camino. Te admirarán y te detestarán al mismo tiempo. Siempre habrá un grupo de personas que critican las decisiones de los que deciden ponerse de pie y avanzar para alcanzar lo verdaderamente bueno. Incluso si disfrutas en secreto de tu dinero y cuidas de no demostrar tu riqueza, las personas sentirán que estás viviendo mejor, con menos preocupaciones y eso bastará para fastidiarlos al punto de intentar frenar tu avance. Debes estar preparado para ello, pero no lo tomes como algo personal. Desarrolla una piel resistente y un gran corazón compasivo. Mientras hayas pensado en los motivos que tienes para hacerte millonario, debes saber por dentro que lo que vas a hacer para volverte más rico añade valor al mundo.

  • La gente intentará detenerte por dos razones. Si se preocupa por ti, estará preocupada de que fracases y te desahucie o lastime esa experiencia. Si no se preocupa demasiado por ti, es posible que esté preocupada porque les demuestras su incapacidad de hallar iniciativa para mejorar sus vidas y comenzar la búsqueda. La mejor manera de manejar estos miedos es no hacerse cargo de ellos. Aléjate de la negatividad y escucha tus propias razones para tu determinación.

Desentierra tu sentido del humor. Lo necesitarás. Hacer dinero requiere de una naturaleza flexible y un sentido sublime de lo ridículo. NO permitas que la actitud de los demás te afecte ni te tomes el juego del dinero demasiado en serio. Siempre respeta las reglas del juego, pero no quedes atrapado en él de manera que te tomes demasiado en serio y no puedas disfrutar de la aventura.

Piensa en hacerte millonario. Ahora que lo has hecho, detente. Es hora de empezar a hacer algo para lograrlo. Sin embargo, leer los consejos que otros millonarios pueden darte es una buena idea. Algunos libros adecuados que puedes leer son:

  • Piense y hágase rico de Napoleón Hill (1937) y 1.000 formas de ganar 1.000 dólares de F. C Minaker (1936)
  • Padre rico, padre pobre de Robert Kiyosaki y Sharon Lechter (2000)

Deja de gastar y sé ahorrativo. Esta es una decisión fundamental para llegar a ser millonario. O bien tienes el dinero ahorrado o lo gastas en cosas. No podrás equilibrar ambas cosas si pretendes hacerte millonario. La mayoría de los millonarios (personas que tienen entre 1 y 10 millones) viven una vida austera y efectiva en costos, sin gastos excesivos. Entre otros puntos, tendrás que hacer lo siguiente:

  • Mantén el costo de tu residencia por debajo del medio millón.
  • No compres una segunda casa: es mejor alquilar una para las vacaciones.
  • No compres un yate: alquila uno si lo necesitas.
  • Compra ropa de calidad, pero no pagues por ella precios absurdos.
  • Compra relojes, accesorios y joyas que no sean excesivamente costosas.
  • No colecciones nada.
  • Maneja un auto confiable, pero no necesariamente costoso.
  • Evita las marcas de lujo. Son las mismas cosas que compras por la mitad, etiquetadas y empaquetadas para aquellos que quieren siempre más de lo que tienen. Gasta tus millones inteligentemente.
  • Deja de contraponer el gasto con la felicidad. Nunca disfrutarás tu dinero si no cambias.
  • Deja de compararte con los demás e intentar gastar tanto como ellos.

Disfruta las cosas delicadas y gratuitas en la vida. Si sueñas con conducir por la calle con un Ferrari y bebes champán con cada comida, olvídate de ser millonario pronto. Llegar a ser millonario significa disfrutar un estilo de vida menos ostentoso, más sencillo, por ejemplo:

  • Visitar museos, galerías de arte, reservas naturales, parques, eventos deportivos, etc.
  • Compartir momentos con amigos.
  • Ofrecerte como voluntario dentro de tu comunidad, participar.
  • Ir a la biblioteca y a otros sitios públicos.
  • Arreglar el jardín, pintar, cuidar tus mascotas, etc.
  • Juntar dinero para caridad y causas merecedoras.
  • Emprender búsquedas espirituales y pensar en una perspectiva mayor.
  • Pasar tiempo con tu familia.
  • Ejercitarte, salir a caminar, a correr, andar en bicicleta o nadar.
  • Estudiar, escribir, asistir a seminarios, etc.

Vive por debajo de tus medios. Elijas o no seguir las sugerencias que podrían ayudarte a hacerte millonario, vivir por debajo de tus medios es importante para tener más riqueza que cosas materiales. Para conseguirlo, es fundamental realinear tu foco en lo que realmente importa. ¿Qué tipo de logros o reconocimientos deseas para tu vida que no impliquen consumir?

Toma en cuenta lo que haces ahora. Si tienes un trabajo en relación de dependencia, las probabilidades de que llegues a ser millonario son bajas, incluso si ahorras todo el dinero que recibes mes a mes. A este paso podrás ser millonario con suerte recién a una edad muy avanzada y no podrás disfrutarlo. Míralo de esta manera: no vas a hacerte más rico, sino a tu jefe. ¿Qué te parece? Esto implica salir de tu elemento. ¿Estás listo?

  • Si te defines por tu profesión o por una carrera en determinado rubro, te resultará difícil salir a explorar posibilidades de emprendimiento. Si bien las habilidades adquiridas pueden ser de gran importancia en un contexto más amplio, pueden interponerse en tu búsqueda de ser millonario. Los profesores o los plomeros millonarios no abundan.

Prepárate para entrar en el mundo de los negocios. Los trabajos asalariados son una forma difícil y lenta de hacerse millonario. Un trabajo asalariado puede hacer millonarios a algunos CEOs, pero la enorme responsabilidad a la que se exponen desalienta un poco ese camino y no necesariamente un ascenso automático dentro de las enormes organizaciones que pagan esos salarios. ¿Estás preparado para sentarte y ver cómo pasa esa oportunidad o prefieres salir a buscarla?

Mira lo que la gente necesita, no necesariamente lo que pensarías si tuvieras que definir un negocio. Cuando piensas en negocios, tu mente puede salirse hacia oportunidades glamorosas. El problema es que muchas personas ya han ganado esos mercados. Sin embargo, siempre habrá cosas que la gente necesita y que además necesitan que estén bien hechas. Cosas como manejo de residuos, creación de nuevas energías, suministro de productos a industrias, etc. quizá no sean nichos tan glamorosos como quisieras, pero son esenciales y nobles por derecho propio. Y la certeza de clientes no debe subestimarse. La gente no morirá por un iPod, pero sí por agua potable si no tiene acceso a ella. Elige un negocio que proporcione a las personas lo que realmente necesitan y prepárate para hacer el esfuerzo necesario para que tus productos y servicios sean los mejores, únicos o los mejores en la relación precio-calidad.

Comienza con austeridad. No tiene mucho sentido pensar en una inversión que te costará un ojo de la cara si no tienes clientes con los que podrás pagar luego tu inversión. Cómprate un buen traje, uno que disfrutes ponerte cada mañana y te haga sentir seguro cuando te reúnas con otras personas para hacer negocios. A continuación te daremos algunas ideas para comenzar:

  • Piensa en alquilar una oficina compartida para utilizarla solamente cuando la necesites.
  • Si tienes tu propia oficina, compra muebles en los reates. Pon flores y pósteres para embellecerla antes que ostentar. No debes gastar mucho en tus comienzos, así que es mejor ahorrar.
  • Alquila lo que necesita actualizarse constantemente. Las computadoras son el número uno en este grupo.
  • Mantén los gastos de tus empleados bajos y bajo control desde el principio.
  • Vuela en clase económica o utiliza Skype u otras formas de hacer conferencias en línea.
  • Ten conciencia ecológica y apaga todo lo que no uses. Cuida el planeta.
  • Transfiere esta forma de pensar a toda tu vida.

Monitorea los gastos de caja con ojo de águila al iniciar un negocio. Esta es una obsesión que te será de utilidad. Cada centavo cuenta: si no es ahorro o si no regresa a tu negocio, estará en el bolsillo de otra persona.

  • No descuides la viabilidad de tu negocio. Presta atención a lo que no esté funcionando y soluciónalo cuanto antes.
  • No descuides las partes más corrientes pero igualmente esenciales de tener un negocio, tales como las hojas de trabajo, la facturación, los pagos de impuestos, etc. Dedícale un momento del día a ello o contrata a alguien para que se encargue.
  • Analiza tus pensamientos. Si se van de tu control, redúcelos. ¿Recuerdas lo que dijimos de la humillación? Es mejor que te humillen y salvar tu negocio que perderlo por necedad.
  • Administra tus deudas y págalas en cuanto tengas que hacerlo. No desaparecerán, cuanto antes las pagues, mejor será.

Busca un mentor que haya hecho ese camino y pídele consejos. Rodéate de millonarios. Puedes encontrarlos en varios lugares. Incuso hay un club privado en línea en donde puedes tener un mentor millonario que te mostrará personalmente cómo hacer dinero en línea en muchas áreas.

Consejos Editar

  • Lee. Cuanto más sepas, más posible te parecerá y mejor podrás aprovechar las oportunidades.
  • El dinero no puede comprar la verdadera felicidad. No pierdas a tus amigos y familiares por ganar dinero.
  • Busca un sistema que haya demostrado su éxito. Los nichos que más millonarios producen hoy en día son: tecnología, marketing de Internet, comercialización, negocios desde casa, distribución de productos e inversiones (acciones, bonos, propiedades, desarrollo). Exceptuando la inversión en propiedades, el resto de las oportunidades son interesantes porque no requieren demasiado dinero para poder iniciarlas.
  • No utilices mucho tu tarjeta de crédito, porque es una forma de endeudarse. Intenta tener una tarjeta de débito para las compras diarias. Utiliza tu tarjeta de crédito solamente para emergencias.
  • Hazte amigo de personas que compartan tus mismas metas y valores.
  • Tómalo como un juego. Buscar oportunidades para ganar dinero se supone que es divertido. No sufras.
  • Planifica. Define lo que quieres, actúa en consecuencia y evalúa tu progreso.
  • Controla tus gastos. Te harás rico si consigues controlar lo que ganas de lo que ahorras.
  • Está bien amarrocar dinero, pero nunca te limites en las cosas que te den valor.
  • Hazte amigo de personas diferentes a ti. Pueden ser tu mejor fuente de inspiración y guía si estás abierto a una perspectiva diferente.

Advertencias Editar

  • El dinero no compra la felicidad (pero puede servirte para todo lo demás).
  • Algunas personas roban para hacerse ricas, pero esa opción es ilegal, ¿entendido?
  • Prepárate para tomar decisiones distintas a las que toman la mayoría de las personas a tu alrededor.
  • No presumas del dinero que tienes. Así solo atraerás ladrones.
  • A menos que seas la persona más rica del planeta, siempre habrá alguien con más dinero que tú y siempre habrá gente con menos dinero que tú.
  • Más allá de ser una forma de ahorrar dinero, no hay ninguna garantía de que ganarás dinero con acciones. Cuídate cuando alguien te diga lo contrario.
  • Internet está llena de trampas. No inviertas dinero a menos que estés seguro de su legitimidad.
  • Ten la conciencia limpia y asegúrate de no perder todo lo demás importante en tu vida, desde tus relaciones a tu familia. El dinero no vale nada sin eso.
  • Mantén la perspectiva. No mates a la gallina de los huevos de oro. En otras palabras, no descuides la fuente de tu riqueza, por ejemplo, una buena salud.

wikiHows relacionados

Cómo ganar dinero siendo adolescente

Cómo calcular el capital de trabajo

Cómo ahorrar dinero si uno es joven

Cómo invertir sabiamente pequeñas cantidades de dinero

Cómo hacer un gimnasio de bajo costo en casa

Cómo pedir un duplicado del formulario W2

Cómo comenzar a hacer una fortuna desde joven

Cómo ganar dinero siendo estudiante universitario

Cómo proceder si te ganas la lotería

Ver este video: Crear Tarjetas De Creditos Fantasmas | Segunda Parte Gratis…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress and Sweet Tech Theme